Historia del Dogo del Tíbet

Es un perro originario del Tíbet, que apareció hacia el año 8000 a. C. El Mastín Tibetano o Dogo del Tibet (Do-Khy), es una antigua raza de trabajo de los pastores nómadas del Himalaya y un guardián tradicional de los monasterios tibetanos. Se ha rodeado de gran misticismo desde que fue descubierto en la antigüedad. Desde su mención por Aristóteles (384 – 322 a. C.) a las famosas escrituras de Marco Polo, quien fue a Asia en 1271, todos los informes históricos alaban la fuerza natural y grandeza del dogo del Tíbet, tanto física como mentalmente.

Normalmente los apasionados de esta raza se remiten a escritos de Marco Polo en los cuales el célebre explorador registró la presencia de perros muy feroces y grandes como asnos en los territorios tibetanos.

Pero podemos encontrar citas aún más antiguas que la de Marco Polo. Aristóteles describió a estos perros como el resultado de la unión entre perros y tigres, probablemente basándose a su vez en los escritos de Alejandro Magno que llegó a las proximidades de la cordillera del Himalaya durante sus  campañas militares en India.

Según testimonios que se remontan a 2.000 años antes de Cristo, el Mastín Tibetano era empleado por los asirios como perro de guerra y para la custodia de los prisioneros.

Todavía aparece con el mismo aspecto en los bajorrelieves babilónicos, egipcios y griegos, demostrando de este modo la gran difusión que tuvo en tiempos tan remotos. Es una de las razas de origen más antiguo y que todavía hoy se utiliza en la cadena del Himalaya para la custodia de los rebaños y como guardián de los monasterios. En el cumplimiento de esta función es seguro e incorruptible, feroz y peligroso con los extraños, como casi todas las razas que podemos definir como "antiguas" y cuyo carácter se ha ido forjando en el curso de los siglos.

Hoy en día no existe ninguna otra raza que figure en registros históricos de tal antigüedad.

No existen suficientes pruebas históricas para poder decir con seguridad que el mastín tibetano sea el progenitor de todos los molosos, pero sí podemos afirmar que se trata del tipo más antiguo de este tipo de perros.

Este valioso y auténtico tesoro ha llegado a nosotros intacto, protegido gracias al aislamiento en las inmensas e inaccesibles mesetas tibetanas. De hecho esta raza es la única que en nuestros días aún mantiene las características de su antecedente selvático, como por ejemplo el único celo anual  (en otoño/invierno), el ladrido preventivo y la dentadura medianamente más desarrollada que los demás perros domésticos.

 

 

 
portuguese russian english french